header_search header_signed-out header_signed-in header_cart sharefilled circlex circleexclamation iherbleaf
checkoutarrow
ES
agregado al carrito de compras
Total:
Descuento:
Juntos:
Cantidad:
Total de Pedido:
Proceder a Pagar
Clientes tambien compraron:
Ayuda 24/7
beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements
Bienestar

El jengibre y un sagrado menstrual abundante

27 Abril 2017

El sangrado menstrual excesivo, también denominado menorrhagia, es una queja femenina común que puede evitarse completamente siguiendo un tratamiento herbal sencillo, a base de cápsulas de jengibre. La causa primordial de la menorragia funcional (es decir, aquella que no está causada por la presencia de fibromas uterinos o endometriosis) tiene que ver con anomalías producidas en los procesos bioquímicos del endometrio (el revestimiento del útero).

Una anomalía que se halla comúnmente en las mujeres es una alteración en el metabolismo del ácido araquidónico. Este ácido graso derivado de las fuentes cárnicas y lácteas se convierte en unos componentes parecidos a las hormonas denominados prostaglandinas. El endometrio de las mujeres que tienen menorragia concentra ácido araquidónico a un nivel mucho mayor de lo normal. La mayor liberación de ácido araquidónico durante la menstruación produce un aumento en la producción de prostaglandina E2 (PGE2), que no solo se traduce en un sangrado excesivo, sino también en dolores menstruales.

Información previa:

Históricamente, la mayoría de síntomas para los que se ha empleado el jengibre (Zingiber officinale) han sido gastrointestinales, inflamatorios y asociados al dolor. El jengibre es generalmente considerado como un excelente carminativo (es decir, una sustancia que favorece la eliminación de gases intestinales) y espasmolítico intestinal (una sustancia que relaja y calma el tracto intestinal). Varios estudios a doble ciego han demostrado que el jengibre arroja resultados positivos en diversos cuadros de problemas gastroinestinales, especialmente en los relacionados con náuseas y vómitos.

En cuanto al dolor y a la inflamación, numerosos estudios clínicos han respaldado este uso con resultados positivos ante varias formas de artritis, dolor lumbar crónico, dolor muscular y menstruación dolorosa.

El jengibre ha demostrado producir resultados a la hora de reducir la migrañas iguales a los del fármaco sumatriptán (Imitrex), pero sin los efectos secundarios asociados como náuseas, mareos, somnolencia, debilidad muscular, ataques cardíacos y convulsiones.

El jengibre ha demostrado producir profundos efectos sobre el metabolismo de la prostaglandina, incluyendo la reducción de PGE2, la prostaglandina implicada en las hemorragias menstruales excesivas y en los dolores menstruales (dismenorrea). Este efecto sugiere un potencial uso del jengibre para abordar los cuadros de sangrado menstrual excesivo.

Nuevos datos:

Con el fin de evaluar los efectos del jengibre sobre el sangrado menstrual excesivo (HMB, por sus siglas en inglés), 92 mujeres jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 18 años de edad participaron en un estudio a doble ciego. Estas mujeres jóvenes cumplieron con los criterios siguientes:

  • Tenían ciclos menstruales regulares.
  • Experimentaron sangrado mensual excesivo clínicamente verificado durante los tres primeros ciclos evaluativos antes de la intervención.

Y no reunían ninguno de los siguientes criterios de exclusión:

  • No tenían ciclos menstruales irregulares.
  • No se les diagnosticó ninguna enfermedad ginecológica como endometriosis, quistes de ovario, etc.
  • No estaban tomando medicamentos hormonales regulares ni NSAIDs (AINEs).
  • No tenían infección ni enfermedad inflamatoria pélvica;
  • No tenían sobrepeso/obesidad (IMC > 25) ni infrapeso (IMC < 18,5)

Las mujeres tomaron o bien una cápsula con 250 mg de jengibre seco o bien cápsulas con placebo tres veces al día empezando el día previo al sangrado menstrual hasta el tercer día del período menstrual (durante cuatro días consecutivos). A las mujeres se les realizó posteriormente un seguimiento durante tres ciclos menstruales consecutivos adicionales.

Los resultados fueron determinados mediante la evaluación de pérdida de sangre realizada por las mujeres gracias a un Pictorial Blood Assessment (gráfico de evaluación pictórica de la sangre) con el siguiente sistema de puntuación:

  • Compresas: 1 punto por cada compresa ligeramente manchada, 5 puntos por cada compresa moderadamente manchada y 20 puntos si la compresa está totalmente manchada de sangre.
  • Tampones: 1 punto por cada tampón manchado, 5 puntos para cada tampón moderadamente manchado y 20 puntos si el tampón está totalmente manchado de sangre.
  • Coágulos: 1 punto por un coágulo pequeño, 5 puntos por un coágulo grande.

Durante los tres ciclos menstruales previos al período de tratamiento, la puntuación media en ambos grupos fue de 113. Durante el período de tratamiento, el nivel de pérdida de sangre menstrual se redujo dramáticamente (en un 46 %) durante los tres ciclos de intervención con jengibre, mientras que tras los ciclos con placebo la reducción fue de tan solo un 2 % (p < 0.001).

Los investigadores concluyeron que "el jengibre puede considerarse como una opción terapéutica eficaz para el sangrado menstrual excesivo".

Comentario:

Hay otro par de consideraciones importantes a tener en cuenta en la menorragia. La primera cuestión es el déficit de hierro. Con una mayor pérdida de sangre menstrual, muchas mujeres con menorragia experimentarán niveles de hierro bajos. Cabe destacar que los bajos niveles de hierro también pueden causar menorragia creando un ciclo de retroalimentación positivo. Por lo tanto, en cualquier mujer que presente menorragia es importante descartar unas reservas bajas de hierro mediante la realización de un análisis de sangre para determinar la ferritina sérica (una proteína que se une al hierro y que refleja las reservas totales de hierro en el cuerpo). La suplementación con hierro está indicada en cualquier mujer con una ferritina sérica inferior a 60 ng/ml.

Asimismo, como la menorragia está asociada con una mayor disponibilidad de ácido araquidónico en el revestimiento del útero, tiene sentido reducir la ingesta de productos de origen animal y aumentar la ingesta de ácidos grasos omega-3 y de otros aceites beneficiosos. Un mayor consumo de pescado, nueces, semillas y una dieta suplementada con aceites de pescado puede llevar aparejados efectos beneficiosos, al reducirse los niveles tisulares de ácido araquidónico. Se recomienda una dosificación de aceites de pescado que proporcione 1000-3000 mg de EPA+DHA.

Bibliografía:

Kashefi F, Khajehei M, Alavinia M, Golmakani E, Asili J. Effect of ginger (Zingiber officinale) on heavy menstrual bleeding: a placebo-controlled, randomized clinical trial. Phytother Res. 2015 Jan;29(1):114-9.

Artículos relacionados

Mostrar Todos

El jengibre: la raíz poderosa
Bienestar

El jengibre: la raíz poderosa

Azafrán: una manera natural para tratar los trastornos neuropsiquiátricos
Bienestar

Azafrán: una manera natural para tratar los trastornos neuropsiquiátricos

Beneficios para la salud de los ácidos grasos omega 3
Bienestar

Beneficios para la salud de los ácidos grasos omega 3